LA CATA DE MIEL ARTESANA

Todos hemos consumido miel alguna vez y algunos de manera habitual. Pero pocos se preguntan ¿Qué es exactamente lo que estoy comiendo? ¿sabes realmente en qué consiste una cata de miel artesana?

En este pequeño articulo intentaré resolver esta duda. Así, de ahora en adelante, cada vez que degustéis este preciado fruto que la naturaleza nos ofrece, podréis paladear mejor y hasta percibir el sabor las flores visitadas por nuestras abejas. Incluso podréis hasta recrearos con los paisajes que observaron sus múltiples ojos mientras recorrían flor tras flor llenando su buche de néctar para ti.

Las abejas viven en colonias de entre 10.000 y 60.000 individuos. Estas colonias se asientan en colmenas ideadas por el hombre para que puedan vivir cómodas y al mismo tiempo nos puedan proporcionar su preciado fruto “la miel”.

Dentro de la colmena se encuentran alojados los cuadros que son estructuras rectangulares de madera que en su interior llevan una lámina de cera. Esta lámina de cera es estirada por las abejas formando las celdillas hexagonales donde alojaran el néctar de las flores que ellas recolectan.

El néctar se convertirá en miel cuando las abejas batiendo las alas evaporen el exceso de humedad y lo trasformen por fin en la preciada miel. Un grado de humedad alto en la miel resulta fatal para su conservación.

Cuando la miel ha llegado a su punto de maduración las abejas sellan las celdillas con una capa de cera que impide que la miel se derrame o modifique sus propiedades. Este acto se llama operculado de las celdillas.
Cuando están operculadas todas las celdillas de un cuadro, este ya está listo para retirarlo y extraer su miel.
El proceso de extracción es tan laborioso como simple. Primeramente con un cuchillo de desoperculado se retira la película de cera con la que las abejas sellaron las celdillas, por las dos caras del cuadro. Este cuchillo se baña con agua caliente en cada cuadro, para su desinfección y para favorecer con la temperatura la retirada de la cera. Posteriormente ese cuadro con otros más se introduce de manera tangencial en el extractor que no es más que una centrifugadora a la que se le imprime una velocidad radial lo suficientemente alta para que la miel que está en las celdillas salga proyectada hacia las paredes del recipiente debido a la fuerza centrífuga.
La miel así recolectada se introduce en un madurador (depósito de acero inoxidable) en el que se mantiene varios días, hasta que por decantación la miel se queda en la zona inferior del recipiente y todas las partículas de cera suben a la superficie.

Ya tenemos la miel lista para ser envasada y dispuesta para el consumo.

Si consumes miel producida y envasada por un productor primario te asegura de que no ha pasado ningún proceso diferente a los que has leído en este artículo y lo que es mejor: no ha sido mezclada con otras mieles para darle unas características de uniformidad. Cada año te ofreceremos el producto elaborado por las abejas “tal cual” como ellas nos lo dan.

Disfruta de sus aromas.

Lo que queda en la parte superior, la cera también es útil: los apicultores no desperdiciamos ningún producto de la colmena.
Se vuelve a moldear para hacer láminas que serán las bases de los nuevos panales.

Fdo. José Antonio Panera Bermejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *